sábado, 3 de mayo de 2008

Las extorciones en Guatemala

Extorsiones de maras

Muchos dueños de viviendas y negocios medianos y pequeños (farmacias, tiendas, librerías, talleres, panaderías, etcétera) en diferentes zonas de la capital están abandonándolos debido a las graves extorsiones que les hacen pandilleros.


Las extorsiones se traducen en presiones, mediante amenazas violentas sobre las víctimas, para que estas paguen ciertas sumas de dinero en forma mensual, a cambio de no ser agredidas.Generalmente, los delincuentes ejecutan sus amenazas cuando las víctimas no ceden ante sus requerimientos. Los ataques contra la vida, integridad física y bienes de los extorsionados no se dejan esperar. Abundan los casos de salvajes asesinatos, violaciones, lesiones y robos que ilustran hasta dónde llegan estos criminales cuando los amenazados no les entregan las sumas dinerarias que les son exigidas.El dinero pedido oscila de acuerdo a los recursos aparentes con los que cuentan los extorsionados. Las peticiones son en dólares estadounidenses y comienzan desde US$400 mensuales (Q3 mil) y pueden llegar hasta los US$5 mil (Q38 mil). Los requerimientos aumentan cada cierto tiempo al punto que para muchos se vuelven impagables.Ha trascendido que en la cadena criminal está involucrada la misma Policía, con la cual los mareros y pandilleros comparten el producto de las extorsiones. Esto impide que la fuerza pública reprima a los delincuentes con la contundencia debida. Los “agentes del orden” se limitan a capturar a algunos sin pruebas que los incriminen, lo que obliga a las autoridades judiciales a liberarlos casi inmediatamente. En fin, la puerta giratoria de la justicia que todos los días las desacredita y les resta credibilidad. Esta contaminación macabra de la Policía está causando estragos en todo el sistema de seguridad y justicia, al extremo que la gente se está defendiendo por sí misma de los agresión de la delincuencia. La respuesta ha sido la aparición de vigilantes y exterminadores, así como el aumento significativo de los linchamientos indiscriminados.Pero volvamos a los efectos perniciosos del abandono de viviendas y negocios a causa de las extorsiones de los mareros y pandilleros. Los perjuicios sobre la economía son devastadores, ya que la gente pierde sus propiedades y posesiones, y se ve obligada a comenzar de nuevo en otro lugar, con los costos que eso conlleva, y bajo la inocente asunción de que no va a ser de nuevo extorsionada por otros delincuentes.¿Habremos llegado al punto muerto de estar atrapados sin salida?

5 comentarios:

telma dijo...

bueno la verdad es q este articulo esta bastante interesante ya que nos muestra echos reales que estan sucediendo en nuestro pais y que uno como ciudadano debe de estar informado sobre el tema

Lester A. dijo...

Buen Trabajo

Lester A. dijo...

Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo Buen Trabajo

joszy dijo...

Muy bueno tu articulo! ojala y todos los y las guatemaltecas nos informemos acerca de estos temas para defendernos; es decir que conoscamos las leyes que nos aparan, y reconocer a las personas que se dedican a extorcionar...Saludos!!

feria de la seguridad dijo...

muy bueno te felicito por el articulo favor comunicarte conmigo a info@feriadelaseguridad.com creo poderte dar una oportunidad para que tu voz llegue un poco mas alto

y a todos habran medidas y temas de seguridad gratuitos en agosto en el parque de la industria www.feriadelaseguridad.com